EL OLVIDADO VALOR DELOS MAESTROS


Históricamente, los maestros han jugado un papel fundamental en el país, pues el rol que desempeñan como líderes y educadores genera, hoy por hoy, un resultado importante en la calidad educativa del país. De hecho, esta calidad se evidencia durante en tiempos del COVID-19 pues los docentes deben esforzarse aún más para cumplir con su labor. Ahora bien, la larga estadía de los niños en casa, producto del aislamiento preventivo obligatorio, llevó al Gobierno nacional a tomar la decisión de implementar la educación virtual para los todos los colegios del país; lo que también, ha mostrado a los padres las dificultades y retos que trae consigo la educación para niños niñas y adolescentes.


La educación virtual es un reto no solo para los alumnos, sino también para los maestros; maestros en un país desigual, que enfrentan múltiples retos a la hora de impartir educación de forma digital. Es decir, esto no se limita a entregar guías de aprendizaje, de hecho, implica transformar los horarios de los docentes (incluso 24 horas) para resolver dudas tanto de los padres como de los alumnos respecto a las tareas asignadas para el hogar, hogares que enfrentan retos importantes, entre algunos mantener el equilibrio entre los cuidados del hogar y rendimiento de sus hijos en las escuelas.



Los retos que asume el país frente a la emergencia sanitaria visibilizan el mundo desconocido de una profesión que va más allá de educar y que cada día exige más atención integral para mantener altos estándares de calidad, como lo manda el Ministerio de Educación Nacional. Ahora bien, pretender esto en medio del contexto actual es complejo cuando no se cuenta con garantías suficientes para el ejercicio docente. Por lo tanto, es esencial que como país nos unamos para resaltar su labor, especialmente con los maestros en el campo y en las zonas más apartadas, pues son miles de profesionales que traspasan la frontera para convertirse en padres y así ofrecer herramientas para los profesionales del futuro.


Es esencial que como país nos unamos para resaltar su labor, especialmente con los maestros en el campo y en las zonas más apartadas, pues son miles de profesionales que traspasan la frontera para convertirse en padres y así ofrecer herramientas para los profesionales del futuro.



Ahora bien, los problemas en la prestación de servicios de salud y protección también aquejan a los maestros, dejando claro que persisten diversos obstáculos para que ejerzan su labor. Así pues, como sociedad debemos asumir el reto de cambiar nuestra postura crítica hacia los maestros y transformarla en apoyo incondicional a sus dolencias. De esta manera, se puede recuperar el valor de los maestros, quienes requieren más gestos de solidaridad hacia sus causas, causas emprendidas a favor de la Educación que representa el Magisterio Nacional.



En síntesis, estamos llamados a reconciliarnos con el ejercicio docente. Este es un llamado como individuo para emprender acciones significativas que promuevan el respeto que deben tener estos profesionales y que ayuden a resaltar su labor. Es importante destacarlos como ejemplo en una sociedad donde se presentan, en ocasiones, casos de amenazas por parte de sus alumnos.



Recordemos que ejemplo podemos educar y transformar el mundo, la tarea está servida sobre la mesa: es fundamental exaltar a nuestros maestros tanto del campo, como de la ciudad que aún en medio de situaciones complejas muestran su compromiso por cumplir con su labor, a pesar de los riesgos que implique.



Superada esta crisis abracémonos todos, abracémonos con solidaridad, la solidaridad que debe empezar desde el primer día en que vuelvan los niños al colegio. Iniciemos con unos buenos días, un gracias y un mensaje afectuoso a nuestros maestros. La dedicación de los maestros en este tiempo es todo un logro que debemos reconocer, pues de una u otra forma aportan a la construcción de tejido social, la lección más importante en estos tiempos.


La dedicación de los maestros en este tiempo es todo un logro que debemos reconocer, pues de una u otra forma aportan a la construcción de tejido social, la lección más importante en estos tiempos.

Gracias Maestros, maestros en la región del Pacifico, en el Caribe, en la Región Andina y en la región Atlántico, gracias por cada aporte, por cada esfuerzo y por cada empeño, gracias, maestros como Julián, como Yesenia, como Johana, como Carlos, como Elisamira o como Yesenia que desde la educación virtual o desde las cartillas impresas siguen demostrándole a los niños que la educación es el mejor camino. Colombia tiene un gran reto y ese reto es volver a recuperar el valor de los maestros.


Jhon Jairo Caicedo - Cali

36 vistas

 KAS Colombia Proudly created with Wix.comTerms of Use  |   Privacy Policy