ES HORA DE REFLEXIONAR SOBRE EL PETRÓLEO

Durante el mes de marzo pudimos presenciar cómo el precio del barril de petróleo caía a su nivel más bajo en 18 años, comprometiendo seriamente la estabilidad económica del país. El contexto parece dar señales de que esta tendencia a la baja se va a mantener al menos por un tiempo, quienes continúan asegurando que los planes piloto de fracking garantizarían la seguridad fiscal, han dejado de tener presente que el petróleo más que un recurso natural es una herramienta de poder en la política internacional.


Durante el mes de marzo pudimos presenciar cómo el precio del barril de petróleo caía a su nivel más bajo en 18 años, comprometiendo seriamente la estabilidad económica del país.

Desde comienzos del año, los precios del petróleo se han desplomado alrededor de un 60%, esta situación es generada primero, por una reducción en la demanda a medida que las estrategias de prevención contra la pandemia (aislamiento obligatorio) se extienden por todo el mundo y, segundo, por la nueva “guerra del petróleo” entre Arabia Saudita y Rusia quienes, rompieron un acuerdo de recorte en la producción que buscaba mantener los precios del barril estables.



Fuente: Pixabay

La segunda de las causas es la que llama la atención y la que debe hacer reflexionar a quienes continúan defendiendo los grandes esfuerzos que, Ecopetrol y el Ministerio de Minas y Energía están realizando en materia de exploración de nuevos yacimientos de petróleo y en los planes piloto de fracking.


El petróleo desde su primera crisis en 1973 ha sido una herramienta de poder e influencia que ha utilizado el cártel de la OPEP varias veces. Para los rusos, la reducción en su producción no representa una ventaja, en realidad, retrasa el desarrollo de nuevos campos petrolíferos y permite que la reciente industria estadounidense siga acaparando el mercado con yacimientos no convencionales. De tal forma que, optaron por la estrategia de retirarse del acuerdo OPEP+ y presionar para que sean los saudíes quienes hagan los recortes. Estos últimos, sin ceder un solo centímetro, aumentaron su producción aprovechándose de su bajo coste en producción y con esto, buscan acaparar cuotas de mercado y lograr la quiebra de algunos competidores.


El pulso entre ambas potencias petrolíferas ha empezado, Colombia al no tener una mínima participación en este escenario es ya un tercero afectado, de hecho, en un comunicado conjunto la Agencia Internacional de la Energía y la OPEP indicaron que “los ingresos de los países en desarrollo podrían caer a sus niveles más bajos entre un 50 y 85%”. Colombia necesita un precio del barril de US$67 para estabilizar su presupuesto, ante un precio rondando los US$25, una economía frenada por la emergencia sanitaria y una ley de crecimiento que redujo el recaudo es momento de empezar a buscar nuevas oportunidades.


El pulso entre ambas potencias petrolíferas ha empezado, Colombia al no tener una mínima participación en este escenario es ya un tercero afectado, de hecho, en un comunicado conjunto la Agencia Internacional de la Energía y la OPEP indicaron que “los ingresos de los países en desarrollo podrían caer a sus niveles más bajos entre un 50 y 85%”.

Ecopetrol y el Gobierno están haciendo un pésimo negocio buscando aumentar las reservas de 7 a 20 años y realizando inversiones en el extranjero por US$1.5 millones, como la realizada el año pasado en Texas. Concuerdo con la exministra Cecilia López, Colombia sigue postergando la decisión de dejar la dependencia exclusiva del petróleo, por lo tanto, es hora de reconocer que no somos una potencia petrolera ni mucho menos influimos en el precio del petróleo, aunque sí recibimos todo su impacto.


Camilo Ernesto Delgado - Bogotá.

82 vistas

 KAS Colombia Proudly created with Wix.comTerms of Use  |   Privacy Policy