top of page

¿Cuál es mi responsabilidad como ciudadano?

Sara Valentina Flecha Pardo



Preguntarse sobre las responsabilidades como ciudadanos es un ejercicio que no se suele hacer con regularidad, e inclusive, se tiene un bajo nivel de sentido de pertenencia para conocer cuáles son las obligaciones cívicas, además, cumplir con ellas y hacerlo de manera correcta en correspondencia por el pertenecer a algún lugar; es un ejercicio, que usualmente no se suele realizar, teniendo ciudadanos que desconocen sus deberes y son aún más irresponsables cuando se abstienen de conocerlos y corresponderles. Por eso se ha pensado en hablar sobre cuál es la responsabilidad como ciudadano, no está de más aclarar que este artículo sólo estará basado en los derechos y deberes que tenemos como ciudadanos en sentido cívico, pero sin desconocer que tenemos muchos más, no menos importantes.

 

El año 2023 fue tan determinante como el 2022 en sus elecciones, dado que se llevaron a cabo las elecciones regionales y departamentales, donde se eligieron 32 gobernadores, 418 diputados, 1102 alcaldes, 1072 concejales y 6513 miembros de las Juntas Administradoras locales (JAL). Estas elecciones suelen tener un alto nivel de abstención y desinformación frente a las instancias que se eligen en ellas. Adicionalmente, las campañas electorales de carácter local suelen ser complejas, las personas suelen olvidar la fecha de la elección, la pedagogía en calle es difícil, ya que muy pocas personas se toman el tiempo de escuchar lo que los candidatos tienen por decirnos, muchos de los candidatos no cuentan con el reconocimiento territorial en su totalidad, sus equipos son pequeños y algunos realizaron sus campañas de manera empírica, su alcance local o municipal suele ser reducido y no todas las personas cuentan con redes sociales, añadiendo que el conocimiento por parte de la ciudadanía en el caso de las JAL es mínimo, a todo esto se suma el abstencionismo y el desinterés por participar en política por parte de la ciudadanía, acompañado de la resistencia que se tienen a los partidos políticos.

 

Por otra parte, recordemos que, en las elecciones del 2019, se obtuvo una votación del 55.03% de personas habilitadas para votar, estas elecciones tuvieron una participación más alta que las del 2015, sin embargo, el índice de abstención es casi la mitad de la población. Por eso es importante pensar en la responsabilidad que se tiene desde la sociedad civil frente a los procesos electorales, también hay que resaltar el ejercicio de los ciudadanos que cumplen con su función, pero a falta de información o pedagogía electoral, contribuyen a la elevada cantidad de votos nulos y en blanco, en las elecciones regionales estos suelen ser más altos, a comparación de las elecciones a Cámara, Senado e inclusive Presidencia, esto evidencia que es necesaria y urgente generar una pedagogía electoral institucional y una disposición de la ciudadanía frente a sus deberes y derechos cívicos.

 

Sabemos que el año 2023 estuvo acompañado con una incertidumbre frente a cuál debería ser el panorama electoral que más beneficie el futuro de los departamentos y municipios, sin embargo, nos queda como aprendizaje que es importante tener en cuenta lo siguiente a la hora de hacer una elección de candidatos:

 

En primer lugar, es importante saber que se va a elegir diversas instancias (Alcaldía, Gobernaciones, Juntas Administradoras Locales, Concejo y Asamblea), después de reconocerlas; se debe comprender cuáles son las funciones y alcances que cada una realiza para así poder tener exigencias, sugerencias o propuestas a los candidatos.

 

En segundo lugar, el paso a seguir es conocer cómo se llevan los procesos electorales, desde la inscripción a candidatos hasta las fechas importantes, como el día electoral; teniendo presente hacer la averiguación sobre los partidos que realizan consultas internas, como los partidos que presentan listas cerradas y abiertas, identificando si el voto de la ciudadanía es para las listas o por los y las candidatas directamente.

 

En tercer lugar, se debe definir quiénes serán los candidatos (revisando la lista de candidatos publicados en la página de la Registraduría), para conocerlos se debe saber si los intereses de ellos coinciden con los nuestros, si sus propuestas son acordes a sus funciones, identificando su trayectoria y si la población con la que trabaja está alineada con aquello que nos representa. Sumado a esto, se debe tener presente que las redes sociales hoy en día son una herramienta muy útil que nos permite interactuar con los candidatos y saber más sobre ellos.

 

En cuarto lugar, está cumplir con la cita que se tiene en los puestos de votación, para lo cual se debe tener presente el proceso de inscripción de cédulas, la consulta de lugar de votación, las fechas importantes hasta el día de la elección, teniendo claro que el proceso electoral se lleva cabo en los puestos habilitados para votar a nivel nacional.

 

Como último lugar y no menos relevante, está el hacer pedagogía electoral y contarle a quienes les rodean ¿por qué son tan importantes las elecciones? ¿cuáles son las funciones? ¿para qué sirve cada una de las instancias? y ¿cómo votar? para que así, desde el rol de ciudadanos votar informado y ayudarse entre sí permita reducir los índices de abstención.

 

Para concluir, vale la pena aclarar que estos cinco aspectos no son los únicos que se pueden aplicar a la hora de hacer una elección, existen muchos más mecanismos para decidir cómo votar y por quién, sin embargo, es necesario hablar de cómo desde la posición propia se puede contribuir a la participación, a la vez que, cuando sé es conscientes de la importancia que tiene la participación cívica, se deshace la idea de que la participación solo le corresponde a quienes ejercen liderazgos visibles, a las figuras públicas, o a quienes deciden ser candidatos o se dedican a la política como profesión; por el contrario, se fortalece el ejercicio de informar, divulgar lo que se sabe y votar de manera correcta como un acto de ejercer el deber y derecho ciudadano, contribuyendo así a devolver la esencia que tiene el poder elegir en un sentido democrático, además que, asistir a las urnas también es un acto político y revolucionario de mucho poder, ya que cada uno decide quién quiere que le represente desde estas instancias, que aunque parezcan pequeñas, toman decisiones trascendentales en los contextos.

32 visualizaciones

Comments


bottom of page